Rodilla del corredor

El síndrome de la cintilla iliotovial o más conocido como Rodilla del Corredor es una lesión común entre los atletas de fondo y los deportistas que practican running. Es probable que hayas oído la frase: “me duelen las rodillas al correr”. En este artículo te damos todas las claves para conocer más acerca de esta lesión que se produce al correr.
Esta enfermedad limita mucho la capacidad de rodar del deportista y se prolonga en el tiempo ante la desesperación de quién la padece. En inglés se denomina “Iliotibial Band Friction Syndrome”.

El diagnóstico no es complicado, pero conseguir que el atleta pueda recuperarse en poco tiempo para la carrera puede ser un reto para el fisioterapeuta, médico y el entrenador.
del deportista.

La rodilla es la articulación que tienen un mayor volumen y también la más vulnerable a sufrir un traumatismo. Esta sujetada por los dos huesos más largos del cuerpo humano (la tibia y el peroné) y biomecánicamente es considerada como inestable, ya que la superficie articular de la tibia es plana y la del fémur tiene forma de elipse. Para lograr la estabilidad se emplean el resto de estructuras que componen la articulación de la rodilla: meniscos, ligamentos, cápsula articular, rótula y músculos.

La rodilla se compone de músculos por todas sus partes (ver partes de la rodilla). Por su lado exterior se encuentra el vaso lateral y la cintilla iliotibial. Por la parte interior está situado el vasto medial y por el centro podemos encontrar el tendón del cuadriceps. Debajo de los tendones se encuentran las bursas y debido al roce o fricción los tendones se inflaman y las bursas se hacen dolorosas (bursitis).

El síndrome de la cintilla ileotibial consiste en la irritación de la región lateral de la rodilla provocada por el deslizamiento repetido entre el tendón de la banda iliotibial y el epicóndilo externo del fémur. Esta lesión produce un dolor punzante en la parte lateral de la rodilla que debe ser tratado de inmediato para evitar enfermedades de mayor gravedad. Estos dolores localizados se hacen patentes durante la carrera, especialmente en terrenos con desniveles, y aumenta a ritmos bajos de carrera.

Rodilla del Corredor 2

Diagnóstico

El diagnóstico de esta lesión resulta habitualmente sencillo. Se realiza a través de una exploración en camilla, tratando de localizar el punto de dolor mediante la palpación del epicóndilo lateral del fémur situado en la car externa de la rodilla. Normalmente, existe una serie de puntos gatillo a lo largo de fascia lata, además puede evidenciarse cierta rigidez en la misma. El diagnóstico de la rodilla del corredor puede completarse mediante diversas pruebas de valoración muscular.

Existen otras técnicas complementarias que pueden ayudar en caso de diagnósticos dudosos, en los que no se evidencia un dolor localizado durante la palpación. Se trata de técnicas de imagen que no suelen emplearse habitualmente pero que resultan útiles en ciertos casos y también con el objetivo de descartar otros tipos de dolencias: telemetría, radiografía, ecografía o resonancia magnética. Mediante la ecografía y la resonancia magnética podríamos detectar el Síndrome de la Cintilla Iliotibial mediante yn aumento de líquido entre el tendón plano de la banda iliotibial y el hueso de la rodilla.

Causas

Las causas que pueden estar detrás de la dolencia de la Rodilla del Corredor o que pueden agravar la lesión si ya se padece son la siguientes:

  • Cambio de zapatilla (empleando unas que no son adecuadas a la característica de la pisada del deportista).
  • Pérdida de la amortiguación del calzado debido al desgaste.
  • Aumentar el ritmo de carrera de manera excesiva.
  • Incrementar el peso (correr con mochila).
  • Pérdida de fuerza en el glúteo medio.

Tratamiento

Como cualquier otra lesión, es necesario aplicar un tratamiento a la rodilla del corredor. En primera instancia, para eliminar el dolor es necesario dejar de correr y reducir la inflamación. Para tratar la inflamación podemos utilizar hielo o antiiflamatorios. Además de reducir la inflamación, también puede realizarse estiramientos de la cara lateral del muslo y del glúteo medio. A continuación es necesario estudiar la causa de la lesión para, si es posible, eliminarla.

Una vez se reduce la inflamación, así como el dolor persistente, pueden emplearse una serie de tratamientos que pueden ayudar a combatir la lesión de rodilla del corredor:

  • Masaje de la cintilla iliotibial: Mediante este masaje se relajará la excesiva tensión de la fascia lata y como consecuencia, se reducirá en grado de fricción en su parte distal con el cóndilo del fémur.
  • Fortalecimiento del glúteo medio: La pérdida de fuerza en este músculo puede ser una de las causas que produzcan el síndrome de la cintilla iliotivial. Los ejercicios de fortalecimiento de este músculo, podrían por tanto actuar sobre la causa origen de esta lesión.
  • Kinesiotaping: El famoso esparadrapo de colores que se emplea para la reducción de la tensión.
  • Estiramientos
  • Correr de forma natural o minimalista (utilizar zapatilla cero drop)
  • Usar el rodillo en la zona con frecuencia
  • Sesiones de Gastron
  • Sesiones de Cupping

Kinesiotaping

A continuación podemos ver un video, para conocer de forma práctica algunos ejercicios útiles para convatir el dolor provocado por la Rodilla del Corredor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *