Dolor de rodilla

El dolor de rodilla o dolor en las rodillas es frecuente en personas que han realizado alguna de estas actividades:

  • No hacer precalentamiento o enfriamiento
  • Lesiones deportivas
  • Artrosis (gonartrosis)
  • Accidentes de tráfico y laborales
  • Sobrecarga
  • Falta de forma durante la actividad física
  • Dolor al correr
  • Dolor al subir o bajar escaleras
  • Dolor al agacharse

dolor de rodilla

Las causas más comunes hemos podido ver que son muy variadas.
A menudo el dolor en la articulación de la rodilla se resuelve con cuidados personales.

Como consecuencia de vivir y trabajar con trabajos sedentarios pasamos muchas horas sentados, para luego volver a correr o hacer deporte a alta intensidad. El dolor de la rodilla es hoy en día un problema en las sociedades desarrolladas.
Deportes como el tenis, esquí, rugby, triatlón, fútbol, etc. hacen que la probabilidad de sufrir una lesión se dispare porque no se cuenta con el entrenamiento ni la preparación adecuadas.

Causas del dolor de rodilla: principales lesiones y enfermedades

  • Artritis: incluyendo artritis reumatoidea, gota y osteoartritis.
  • Dislocación de la rótula.
  • Lesión del ligamento cruzado anterior LCA o una lesión del ligamento lateral interno
  • Síndrome de la banda iliotibial
  • Desgarro del cartílago, fisura de meniscos, rotura de meniscos
  • Quiste de Baker: hinchazón llena de líquido localizada detrás de la rodilla, a veces debido a la artritis.
  • Trastornos del tejido conectivo, como lupus.
  • Tendinitis de rodilla: es un dolor en la parte frontal de la rodilla.
  • Rotura de ligamentos (ruptura del LCA)
  • Bursitis: inflamación por presión continua sobre la rodilla o microtraumatismos.
  • Dolor anterior de rodilla.
  • Infección en la articulación.
  • Enfermedad de Osgood-Schlatter.
  • Distensión muscular o esguinces en la articulación
  • Rodilla del corredor (causa frecuente en la práctica del running)
  • Condromalacia rotualiana
  • En algunos casos, por tumores óseos

¿Cómo curar el dolor de rodilla? Remedios caseros

Si el dolor acaba de comenzar y sentimos que es un dolor moderado, se recomienda seguir alguna de estas pautas para mitigar dicho dolor. Más adelante veremos que hacer si con estos remedios caseros y naturales no conseguimos paliar el dolor en la articulación de la rodilla.
Aquí te mostramos los 15 remedios caseros más efectivos:

  • Aplicar hielo. Frecuencia: cada hora durante 15 minutos las primeras horas tras el dolor. 4 veces al día, siguientes días.
  • Tome paracetamol (dolor) o ibuprofeno (dolor e inflamación).
  • Elevar la rodilla.
  • Descanso y reposo.
  • Vendaje ACE o cintas elásticas (kinesiotapping).
  • Ir en bicicleta o nadar en vez de ir a correr.
  • No caminar por calles cuesta abajo para no forzar la articulación.
  • Reducir la actividad física para mitigar el dolor
  • Si puede o quiere correr, hágalo sobre una superficie lisa con tierra.
  • Reducir el peso corporal (sobrepeso)
  • Dormir con una almohada por debajo o entre las rodillas.
  • Si tiene pies planos, use plantillas de calzado especiales (ortopédicos)
  • Use zapatillas y zapatos con buena suela y amortiguación.
  • No permanezca de pie por largos periodos.
  • Haga precalentamiento antes de hacer ejercicio.

Y aquí os dejamos con un vídeo explicativo sobre remedios naturales:

Dolor grave en la rodilla: consulte a su médico

Si con los anteriores remedios caseros no consigue eliminar el dolor de rodilla, deberá acudir a un médico especialista para que le haga un chequeo o revisión sobre su articulación. Si nota que algunos de los siguientes síntomas permanecen, por favor, acuda a un médico.
Serían los siguientes casos:

  • Su rodilla se dobla, no tiene inestabilidad, se bloquea o produce un chasquido
  • Rodilla deforme o desfigurada
  • Si tiene fiebre, enrojecimiento, calor alrededor de la rodilla o inflamación
  • Si presenta entumecimiento, hormigueo, dolor, inflamación o coloración azulosa en la pantorrilla debajo de la rodilla adolorida
  • Le duele la rodilla llevando peso
  • Dolor intenso incluso cuando no está soportando peso

El médico dependiendo de la gravedad le realizará una o alguna de la siguientes pruebas:

  • Radiografía de la rodilla.
  • Prescribir antinflamatorios no esteroides disponibles sin receta médica.
  • Resonancia magnética.
  • Cultivo del líquido sinovial (tomado de la rodilla).
  • Acudir al fisioterapeuta.
  • Acudir al podiatra.
  • Cirugía (artroscopia de rodilla).

Otro de las técnicas más modernas es la inyección de la toxina botulínica, que alivia el dolor de rodilla. Esta inyección si se combina con fisioterapia muestra mejorar para tratar el síndrome del dolor patelofemoral por sobrecarga, que puede causar inflamación y dolor en la rodilla a corredores y ciclistas. La inyección está compuestas de Dysport.

Cómo prevenir el dolor

Algunos problemas de las rodillas no se pueden prevenir, como los que son ocasionados por accidentes.
Sin embargo, muchos problemas de las rodillas pueden prevenirse si se lleva a cabo determinados ejercicios. Estos ejercicios nos ayudarán a mantener la articulación fuerte y a prevenir la aparición de lesiones.

El calentamiento es una actividad fundamental para la prevención de dolencias. Caminar y estirar lo músculos son ejercicios esenciales de un buen calentamiento. Estirar los músculos del frente y la parte posterior del muslo es una buena forma de calentar las rodillas.
Ejercicios para fortalecer los músculos: caminar, subir las escaleras, ciclismo, o levantar pesas.
También es conveniente seguir una serie de recomendaciones que nos permitirán realizar una actividad física más saludable y reducir el riesgo de aparición de lesiones.

Evitar cambios rápidos de intensidad en los ejercicios.
Aumentar poco a poco la fuerza o duración de las actividades.
Uso de rodilleras ortopédicas en la práctica deportiva y para el tratamiento de recuperación post operaciones.
Usar zapatos adecuados para la actividad realizada y que se encuentren en buenas condiciones.
Mantener un peso saludable. El exceso de peso aumenta la presión en las rodillas.