Condromalacia rotuliana

Antes de explicar qué es la condromalacia rotuliana, es conveniente tener claro cómo funciona la rótula y el cartílago rotuliano.
La rótula está situada en la parte anterior de la rodilla, en el espesor del aparato tendinoso extensor de la misma. Tiene el tendón cuadricipital situado arriba y el tendón rotuliano por debajo.
La función de la rótula es favorecer la transmisión de fuerzas del músculo cuádriceps, haciendo efectivo su brazo de palanca en flexoextensión de la rodilla.

Los problemas en la rótula provocan:

  • Dolor en la rodilla
  • Problemas para arrodillarse
  • Problemas para acuclillarse
  • Dificultad para subir y bajar escaleras
  • Dificultad para correr y saltar

Uno de los síntomas más frecuentes es el dolor anterior de rodilla y motivo de consultas y tratamientos médicos y de fisioterapia.

El cartílago rotuliano mide varios milímetros de espesor. Este cartílago rotuliano es el responsable de un mejor deslizamiento de la rotula con respecto al fémur. Además es habitual relacionarlo con lesiones que como el reblandecimiento del mismo cartílago hasta la artrosis de la articulación femoropatelar.

Causas

Existen multitud de factores que pueden ser el detonante del desarrollo de problemas del cartílago rotuliano:

  • Luxaciones rotulianas
  • Traumatismos
  • Inestabilidad
  • Debilidad muscular
  • Alteraciones de la posición rotuliana con respecto al fémur

Últimamente el término de condromalacia rotuliana está en desuso en la comunidad médica.
Esto es así porque es un término que hace referencia al debilitamiento del cartílago y que se presenta en algunos de los pacientes con dolor anterior de rodilla (típico síntoma de estalesión), pero también en pacientes asintomáticos (no presentan este dolor anterior en la rodilla).

Lo más correcto es utilizar el término Condropatía Rotuliana, en informes de imágenes de Resonancia Magnética como por artroscopia.
Existen cuatro grados de condromalacia o Condropatía, que van del primer grado al cuarto:

Grado 1: Reblandecimiento del cartílago, se deprime al tacto, no hay fisuras.
Grado 2: hay fisuras de la superficie del cartílago superficiales.
Grado 3: hay fisuras del cartílago profundas.
Grado 4: se sufre una exposición del hueso subcondral, hay pérdida del espesor total o casi del cartílago.

Hay que aclarar que no existe en la mayoría de casos una correlación entre el grado de condromalacia y la intensidad de los síntomas. Esto es debido a la complejidad del funcionamiento de la articulación de la rodilla. Se dan casos de pacientes con grado uno y gran incapacidad para mover la rodilla, y otros con un grado tres o cuatro sin ningún problema físico.

El traumatólogo o médico especialista es el encargado de valorar cada paciente y en qué pacientes se beneficiarían de una intervención por artroscopia.

Tratamiento y rehabilitación

El tratamiento de esta lesión consiste principalmente en la rehabilitación de la fuerza de los músculos y el equilibrio entre los grupos musculares que actúan sobre la rodilla.
Los ejercicios de fortalecimiento, estiramientos y propiocepción para la mejora de la fuerza de dichos músculos debe ser vigilado por un fisioterapeuta especializado en esta lesión.

Condroprotectores (sulfato de glucosamina o condroitina)

Algunos doctores recomiendan tomar oralmente condroprotectores como el sulfato de glucosamina o condroitina, que son extraídos de la matríz extracelular del cartílago rotuliano.

Infiltraciones de ácido hialurónico intrarticular

Si el fisioterapeuta lo aconseja y si las molestias persisten, se puede ayudar al tratamiento de fisioterapia con infiltraciones de ácido hialurónico intrarticular. Los lectores que nos lean deben estar tranquilos porque es una sustancia segura (viscosuplementación), y favorece el equilibrio entre sustancias destructoras y reparadoras del cartílago rotuliano en la articulación.

Otra de las técnicas para mejorar la rehabilitación son las inyecciones de plasma Rico en plaquetas pero la comunidad científica no ha dado su aprobación a este método de recuperación.

Artroscopia

Si el paciente presenta lesiones graves (grado 3, grado 4) del cartílago o pacientes que han seguido los tratamientos médico y de fisioterapia y aún así no les resulta suficiente para mejorar o eliminar los síntomas molestos de la lesión, se recomienda la operación por artroscopia.

Para casos con condromalacia rotuliana de grado uno, se puede hacer una sinovectomía perirrotuliana.

Condroplastia con terminales de radiofrecuencia

Si el paciente presenta lesiones de grado 2 y grado 3, se puede emplear la técnica de la condroplastia con terminales de radiofrecuencia.
Esta técnica aplanar de todo el cartílago levantado o lesionado y no daña al cartílago sano. Se consigue disminuir los crujidos y pseudobloqueos, así como reducir los procesos inflamatorios en la rodilla a partir de la operación.

En condromalacia rotuliana de grado 4 el tratamiento quirúrgico resulta díficil y controvertido.
Algunas de las técnicas e intervenciones practicadas en pacientes con este grado de lesión son:

  • Microfracturasm en el momento de la artroscopia
  • Implante de un injerto osteocondral por mosaicoplastia (sustituto artificial para los defectos de cartílago)
  • Cultivo de Condrocitos Autólogos, ya presenta en operaciones

Si el paciente padece una artrosis de la articulación femoropatelar, que es la perdida global del cartílago de la rotula y la tróclea femoral, se pueden aplicar las siguientes técnicas en orden, según resultado tras rehabilitación:

– Rehabilitación conservadora
– Desbridamiento artroscopico
– Eliminación de los osteofitos rotulianos.
– Osteotomías de Adelgazamiento o de Yunta en la rótula
– Implante de una prótesis femoropatelar

Un pensamiento en “Condromalacia rotuliana

  1. Laura

    Realmente padecer de esta enfermedad es algo muy doloroso, me a servido de mucho las informaciones que me han ofrecido.
    Muchas Gracias, un saludo

    Laura.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *