Artroscopia de la rodilla

La artroscopia de rodilla es la intervención quirúrgica en la que introduce una cámara muy pequeña para observar dentro de la rodilla.
Para ello, se practican pequeños cortes para introducir la cámara y a su vez se utilizan diminutos instrumentos quirúrgicos dentro de la articulación de la rodilla para realizar el procedimiento correspondiente.

Anestesia de la rodilla

Se pueden usar tres tipos diferentes de anestesia para la cirugía empleada en la artroscopia de rodilla:

  • Anestesia local. Como con otras partes del cuerpo, la rodilla se puede dejar insensibilizada con medicamentos anestésicos.
  • Anestesia general. Se seda al paciente y no sentirá ningún tipo de molestias o dolor en la intervención.
  • Anestesia raquídea. La anestesia se inyecta en la columna vertebral. El paciente estará despierto, pero no podrá sentir nada de la cintura para abajo.
  • Bloqueo del nervio femoral. La anestesia se inyecta alrededor del nervio en la ingle. Como la anestesia general, el paciente estará completamente dormido. Se necesita menos anestesia general.

artroscopia de rodilla

Cirugía mediante artroscopia de rodilla

Debemos estar en el hospital una hora o dos horas antes de la cirugía. No comer ni beber en absoluto después de la medianoche antes de la cirugía del día siguiente.

Ya en la intervención, se coloca un dispositivo similar a un manguito alrededor del muslo para ayudar a controlar el sangrando durante la operación.

El cirujano hace pequeñas incisiones (0,6 a 1 centímetro de longitud) alrededor de la rodilla (dos o tres suele ser lo habitual) y se bombea agua salada (solución salina) en el interior de la rodilla para inflarla.

Se introduce un tubo estrecho flexible con una cámara quirúrgica diminuta a través de una de las incisiones realizadas.
La cámara transmite en tiempo real a un monitor de vídeo que permite al cirujano ver dentro de la articulación de la rodilla.

Con las otras incisiones, el cirujano coloca otros instrumentos quirúrgicos necesarios para la intervención dentro de la rodilla.

Cuando haya finalizado la interveción dentro de la rodilla, se drena la solución salina de la rodilla.
Ya solo queda que el cirujano cierre los cortes o incisiones con suturas (puntos de sutura). Después se cubren con un apósito.
En la mayoría de intervenciones el cirujano toma fotos del proceso para que el paciente pueda observar estas imágenes después de la operación.

La intervención con artroscopia suele durar una hora.

Las ventajas de la artroscopia son muy evidentes: 50% menos de riesgo de infección que la cirugía abierta, duración corta, tratamiento y curación de otras posibles lesiones de rodilla en la misma operación, etc.

Motivos del procedimiento de artroscopia

La intervención con artroscopia se puede recomendar para estos problemas de rodilla:

  • Menisco roto. Es el cartílago que protege el espacio entre los huesos de la rodilla. La cirugía se practica para repararlo o extirparlo, cerrar fisuras etc.
  • Intervenir sobre ligamento cruzado anterior (LCA) o ligamento cruzado posterior (LCP) si están rotos o dañados
  • Inflamación o daño del revestimiento de la articulación (membrana sinovial)
  • Ligamento colateral roto o dañado.
  • Desalineación de la rótula
  • Pedazos pequeños de cartílago rotos en la articulación de la rodilla, como el menisco
  • Extirpación del quiste de Baker. Es una protuberancia en la parte posterior de la rodilla, justo en el hueco poplíteo
  • Reparar un defecto en el cartílago
  • Fracturas de los huesos de la rodilla

Los riesgos de la anestesia y cirugía en la artroscopia

  • Problemas respiratorios
  • Sangrado
  • Infección
  • Reacciones alérgicas a medicamentos

Hay riesgos adicionales de esta cirugía que pueden surgir, y son:

  • Lesión a un vaso sanguíneo o a un nervio
  • Infección en la articulación de la rodilla
  • Daño al cartílago, los meniscos o los ligamentos en la rodilla
  • Coágulo de sangre en la pierna
  • Sangrado dentro de la articulación de la rodilla
  • Rigidez de la rodilla

Procedimiento de la artroscopia

– Antes del procedimiento

Es posible que durante las dos semanas antes de la cirugía le soliciten que deje de tomar medicamentos que dificultan la coagulación de la sangre.
Algunos de estos medicamentos son: ibuprofeno (Advil y Motrin), ácido acetilsalicílico (aspirin), naproxeno (Aleve y Naprosyn) y otros anticoagulantes.

Tendrá que dejar de tomar alcohol si lo hace en con frecuencia, como una o dos copas al día.
Si fuma, trate de dejar de fumar. Puede pedir ayuda de atención médica. Fumar puede retardar la consolidación de huesos y cicatrización de heridas (esto es válido para cualquier intervención con cirugía).
Tiene que informar al médico si tiene fiebre, resfriado, gripe, herpes u otra enfermedad, antes de la cirugía.

– El mismo día de la cirugía:

Respete el no beber ni comer nada durante 6 a 12 horas antes del procedimiento, lo que conlleva dormir en ayunas.

– Después de la operación

Debe llevar el vendaje ACE en la rodilla sobre el apósito.
Si no surgen complicaciones, La mayoría de los pacientes se van a casa el mismo día de la cirugía, o pueden estar desde varias horas hasta dos días como mucho de ingreso en el hospital.

Recuperación y rehabilitación

La recuperación completa y rehabilitación después de una artroscopia de rodilla dependerá del tipo de lesión de rodilla que tenía.

Algunas lesiones como un menisco roto, un quiste de Baker, un cartílago roto y problemas con la membrana sinovial suelen tener una rehabilitación rápida y satisfactoria.

La recuperación es rápida en la mayoría de los casos. Es posibles que necesite utilizar muletas durante algunas semanas después de la intervención y después de algunos tipos de cirugía. Si el médico lo aconseja y receta, puede tomar analgésicos.

La recuperación tardará más tiempo si la lesión que causó la intervención era compleja. Si por ejemplo se han reconstruido partes de la rodilla o se han reparado, quizás que no pueda caminar sin muletas y además deberá llevar una rodillera durante varias semanas.

¿Cuánto dura la recuperación después de una artroscopia?
La recuperación completa después de una artroscopia puede tardar desde varios meses hasta un año. El tiempo medio de recuperación tras la operación es de 6 meses.

Algunos nombres alternativos de esta operación son: liberación artroscópica del retináculo lateral; Liberación lateral; Artroscopia de meniscos; Artroscopia de ligamento colateral; Sinovectomía de rodilla; Desbridamiento rotuliano; Reparación de meniscos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *