Lesión de rodilla

Bienvenido/a a lesionderodilla.com, tu web para saber todo sobre la rodilla: lesiones de rodilla comunes, tratamientos, etc.
Las rodillas son las articulaciones que le dan estabilidad al cuerpo, y se componen de hueso, cartílago, ligamentos y líquidos. Los músculos y los tendones de la rodilla ayudan a que la rodilla se mueva en su articulación de forma correcta. Otra función clave es que dejan que las piernas se doblen y enderecen. Nos dotan de flexibilidad y estabilidad necesarias a la hora de ponerse de pie, correr, caminar, agacharse, darse la vuelta o saltar.
Hay partes de la rodilla que ayudan a cumplir su función, como: huesos, cartílagos, músculos, ligamentos, tendones, etc.
Si cualquiera de estas partes se dañan puede causar una lesion de rodilla, dolor en las rodillas, etc.

lesion de rodilla artritisArtritis de rodilla

rotura ligamento anterior cruzado LCA lesion de rodillaRotura ligamento anterior cruzado LCA

cartilagos lesion de rodilla Lesión del cartílago

esguince lesion de rodilla Esguince de rodilla

Dentro de las lesiones de rodilla más comunes, se encuentra la artrosis de rodilla. En esta afección o lesion de rodilla, los cartílagos de la rodilla se han desgastado por la actividad física realizada y sobretodo por la edad del paciente (aunque también se dan en personas jóvenes). Este desgaste del cartílago provoca dolor e inflamación en la rodilla.

La artritis es una de las enfermedades más comunes que afectan los huesos de las rodillas y los cartílagos. El cartílago de la rodilla se llega a desgastar de forma gradual y provoca dolor e inflamación. Otra de las lesiones comunes son las lesiones en los ligamentos y tendones, que también causan problemas con la rodilla.

Seguro que has oído hablar de deportistas que han tenido una lesión de rodilla. La más común entre deportistas (como los futbolistas) es la lesión en el ligamento cruzado anterior (LCA). Se suelen dar por un movimiento de torsión repentino. Las lesiones del LCA son lesiones deportivas comunes.

Más adelante y en otras secciones veremos el tratamiento de los problemas y dolencias de la rodilla y sus posibles causas. En algunos casos, el médico puede recomendar un reemplazo de rodilla (operación de cirugía).

Otras lesiones de rodilla que se presentan con más frecuencia, especialmente en deportistas profesionales y semi-profesionales son:

Esguince: uno o varios ligamentos de la rodilla han sufrido un excesivo estiramiento, debido a un retorcimiento o tracción.
Distensión: un músculo o un tendón han sufrido demasiado estiramiento, similar al esguince.
Lesiones en el cartílago de la rodilla: los cartílagos de la rodilla son los llamados meniscos. Tienen forma de medialuna y actúan como amortiguadores de la articulación al caminar, correr, etc.
Rotura de ligamentos: lesión habitual en deportistas profesionales, especialmente en los deportes como el fútbol, donde hay que saltar, correr, parar y cambiar de dirección con frecuencia.

Lesion de rodilla

¿Qué personas pueden padecer problemas de rodilla?

Hombres, mujeres y niños pueden sufrir de problemas en las rodillas. Le puede suceder a personas de todas las razas y grupos étnicos.

¿Qué puede causar los problemas de las rodillas, como dolores o molestias?

Los problemas mecánicos de las rodillas pueden ser provocados por diversas molestias, como golpes o movimientos bruscos, que pueden causar esguinces o torceduras.
Otra causa puede ser la osteoartritis de la rodilla, causada por el uso y desgaste de sus partes al ser una articulación muy usada.
También y no menos importante, lo causan algunas enfermedades reumáticas, como la artritis reumatoide y el lupus eritematoso sistémico (lupus), que pueden llegar a causar problemas de inflamación en la rodilla (a veces causa daño permanente a las rodillas).

¿Cómo se diagnostican los problemas de las rodillas?

Antes que nada, ante cualquier problema en la rodilla hay que acudir a un médico especializado, antes de que el problema se agrave.
Los problemas en las rodillas se diagnostican con un examen médico, los antecedentes médicos y pruebas diagnósticas tales como densitometrías, radiografías, tomografías computarizadas (CAT scan), imágenes de resonancia magnética (MRI), artroscopias y biopsias en algunos casos.

Artritis de las rodillas

La artritis es una enfermedad de la rodilla que hace que el cartílago de la rodilla se desgaste gradualmente. El tipo más común de artritis de la rodilla es la osteoartritis. Según los médicos especialistas, los tratamientos para tratar la osteoartritis son:

  • Aplicación de medicamentos para aliviar el dolor (aspirina, acetaminofeno, etc.).
  • Uso de medicamentos para disminuir la hinchazón e inflamación (antiinflamatorios como ibuprofeno y antiinflamatorios no esteroides (AINE).
  • Hacer ejercicios para aumentar la extensión del movimiento y la fortaleza de la articulación.
  • Se aconseja la pérdida de peso.
  • Si la rodilla esté seriamente dañada, posible cirugía de reemplazo de rodilla.
  • Fisioterapia especializada.

Hay otro tipo de artritis en la rodilla, la artritis reumatoide que afecta la rodilla. La artritis reumatoide produce inflamación en las rodillas y puede destruir el cartílago. Los tratamientos para esta enfermedad son parecidos y en la mayoría de casos se aplican los de la artritis convencional.

Lesiones y trastornos de los cartílagos

La condromalacia aparece cuando el cartílago de la rótula se ablanda.  Se caracteriza por la degeneración de la superficie articular del cartílago. Esta enfermedad puede estar causada por una lesión aguda de la rótula o mediante la fricción crónica entre la rótula y la articulación del fémur al mover la rodilla. También puede aparecer cuando algunas partes de la rodilla no están alineadas. Produce malestar y dolor alrededor o detrás de la rótula, y es una enfermedad bastante común entre adultos jóvenes, especialmente deportistas.

El menisco es un pedazo de cartílago en forma de medialuna que actúa como cojín entre el fémur y la tibia, evitando el roce de ambos huesos. El menisco se puede lesionar con facilidad si la rodilla se tuerce mientras se está cargando algo pesado. Esto puede causar un desgarre parcial o total de este cartílago. Si el desgarre es mínimo, el menisco se mantiene conectado al frente y en la parte posterior de la rodilla. Si el desgarre es mayor, el menisco podría quedar colgando de una tira de cartílago. La gravedad de la lesión dependerá del lugar y la intensidad del desgarre.

El tratamiento para las lesiones del cartílago incluye:

  • Ejercicios para fortalecer los músculos
  • Terapias con estímulos eléctricos para fortalecer los músculos
  • En caso de lesiones graves puede resultar necesaria la cirugía.

Lesiones de los ligamentos

La articulación de la rodilla está formada principalmente por cuatro cartílagos que se citan a continuación:

  • Ligamento cruzado anterior (ACL).
  • Ligamento cruzado posterior (PLC).
  • Ligamento colateral medial (MCL).
  • Ligamento colateral lateral (LCL).

Los ligamentos que se lesionan con más frecuencia son el ligamento cruzado anterior (ACL) y el ligamento cruzado posterior (PLC). Habitualmente, a las lesiones que se producen en los ligamentos se les llama esguince, y supondrían un desgarro o rotura (según la gravedad de la lesión) de un ligamento de la rodilla. Un esguince en el ACL podría estar provocado por un movimiento rotatorio realizado con brusquedad. Por otro lado, los esquinces de ligamento cruzado posterior suelen producirse por impacto directo en la rodilla.

Los ligamentos colaterales (medial y lateral) con frecuencia sufren lesiones causadas por un golpe producidos en el lateral exterior de la rodilla. Esto puede causar que el ligamento se estire y desgarre. Estos golpes con frecuencia ocurren al practicar deportes tales como fútbol americano o hockey.

Las lesiones de los ligamentos se tratan con:

Durante la primera fase del tratamiento.

  • Aplicación de hielo para reducir la hinchazón.
  • Reposo.
  • Analgésicos para reducir el dolor.

Una vez superada la primera fase de tratamiento.

  • Ejercicios para fortalecer los músculos.
  • Fisioterapia.
  • Cirugía (en casos de lesiones más graves).

Lesiones y trastornos de los tendones

Los tres tipos principales de lesiones y trastornos de los tendones son:

  • Tendonitis y ruptura de los tendones
  • Enfermedad de Osgood-Schlatter
  • Síndrome de la cintilla iliotibial

En lo que respecta a la tendonitis. Las lesiones de los tendones incluyen desde la tendonitis inflamación de un tendón hasta la ruptura (desgarre) de un tendón.

La inflamación o desgarre de un tendón puede ocurrir por diversas razones.

  • El uso excesivo de un tendón (en particular en ciertos deportes). El tendón se estira como un pedazo de goma desgastado y se inflama.
  • Las personas mayores que tienen un tendón más débil pueden sufrir una lesión al tratar de impedir una caída, ya que los músculos del muslo se contraen y el tendón puede llegar a desgarrarse.
  • Un tipo de tendonitis de la rodilla es la tendonitis rotuliana comúnmente conocida como rodilla del saltador. En los deportes que requieren saltar, tales como el baloncesto, el tendón puede inflamarse o desgarrarse, al producirse un movimiento brusco o simplemente debido al uso excesivo del tendón.

La enfermedad de Osgood-Schlatter produce la tensión en la placa de crecimiento de la parte superior de la espinilla. Esta enfermedad ocasiona hinchazón en la rodilla y en la parte superior de la rodilla. Esto se produce al desprenderse el tendón, arrancando también un pedazo del hueso. Esta lesión aparece más habitualmente entre las personas jóvenes que practican deportes en los que se realizan ejercicios de carrera o salto.

El síndrome de la cintilla iliotibial también conocido como el “síndrome del limpiaparabrisas” se produce cuando el tendón roza el hueso exterior de la rodilla, ocasionando hinchazón en la articulación. Esto sucede si la rodilla se usa en exceso por durante un largo periodo de tiempo por lo que suele asociarse a un entrenamiento deportivo.

El tratamiento para las lesiones y trastornos de los tendones incluye:

  • Aplicación de hielo en la zona hinchada.
  • Reposo.
  • Elevación de la pierna.
  • Medicamentos tales como la aspirina o el ibuprofeno para aliviar el dolor y reducir la hinchazón.
  • Usar un yeso (escayola), en casos de desgarre parcial.
  • Limitar la práctica de deportes.
  • Hacer ejercicios para estirar y dar fortaleza a la articulación.
  • Cirugía, en caso de desgarre total o de lesiones graves.

Otras lesiones de la rodilla

Existen , además de las ya mencionadas, otras lesiones que afectan a la articulación de rodilla y que aunque no son tan comunes como las previamente descritas, no por ello dejan de ser importante y es necesario que las conozcamos.

La osteocondritis disecante se produce cuando no llega suficiente sangre a la parte del hueso bajo la superficie de una articulación. El hueso y el cartílago se aflojan gradualmente causando dolor intenso en la articulación. Como consecuencia de esto, una parte del cartílago puede desprenderse y causar dolor agudo, debilidad y atascar la articulación. Las personas con esta condición pueden desarrollar osteoartritis. El tratamiento principal que se emplea para combatir esta dolencia es la cirugía.

Mediante la cirugía, si los fragmentos del cartílago no se han desprendido, un cirujano puede ser capaz de situarlos de nuevo en su lugar mediante tornillo, y de esta forma estimulando la reanudación del flujo de sangre al cartílago. Si los fragmentos de cartílago se han desprendido, el cirujano puede raspar la cavidad hasta alcanzar hueso vivo y poner un injerto de hueso para poder colocar los fragmentos en el lugar adecuado.

Por otro lado, para avanzar en la lucha contra esta enfermedad, se están realizando investigaciones en el ámbito de los trasplantes de cartílago y tejido.

El síndrome de plica ocurre cuando las bandas del tejido de la rodilla llamadas plicas se hinchan a causa del exceso de uso o de una lesión. Los tratamientos para este síndrome son:

  • Medicamentos tales como la aspirina o el ibuprofeno para reducir la hinchazón
  • Reposo y descanso.
  • Aplicación de hielo en la zona afectada para reducir la hinchazón.
  • Vendaje elástico en la rodilla.
  • Ejercicios para fortalecer los músculos.
  • Inyecciones de cortisona en las plicas
  • Cirugía para remover las plicas si los tratamientos anteriores no surten efecto.

¿Qué tipo de médico trata los problemas de las rodillas?

El ortopeda (el médico que atiende los problemas de los huesos, las articulaciones, los ligamentos, los tendones y los músculos) es quien por lo general se dedica a la atención de las personas que padecen lesiones y enfermedades de las rodillas.

¿Cómo se pueden prevenir los problemas de las rodillas?

Algunos problemas de las rodillas no se pueden prevenir, como los que son ocasionados por accidentes. Sin embargo, muchos problemas de las rodillas pueden prevenirse si se lleva a cabo determinados ejercicios. Estos ejercicios nos ayudarán a mantener la articulación fuerte y a prevenir la aparición de lesiones.

  • Ejercicios de calentamiento. El calentamiento es una actividad fundamental para la prevención de dolencias. Caminar y estirar lo músculos son ejercicios esenciales de un buen calentamiento. Estirar los músculos del frente y la parte posterior del muslo es una buena forma de calentar las rodillas.
  • Ejercicios para fortalecer los músculos: caminar, subir las escaleras, ciclismo, o levantar pesas.

También es conveniente seguir una serie de recomendaciones que nos permitirán realizar una actividad física más saludable y reducir el riesgo de aparición de lesiones.

  • Evitar cambios rápidos de intensidad en los ejercicios.
  • Aumentar poco a poco la fuerza o duración de las actividades.
  • Uso de rodilleras ortopédicas en la práctica deportiva y para el tratamiento de recuperación post operaciones.
  • Usar zapatos adecuados para la actividad realizada y que se encuentren en buenas condiciones.
  • Mantener un peso saludable. El exceso de peso aumenta la presión en las rodillas.

¿Qué tipos de ejercicio son los más recomendables para personas con problemas de las rodillas?

Los tipos de ejercicio más recomendables para personas que sufren problemas en las rodillas son tres:

  • Ejercicios para aumentar la extensión del movimiento. Estos ejercicios ayudan a mantener o aumentar la flexibilidad y a aliviar la rigidez en la articulación de la rodilla.
  • Ejercicios de fortalecimiento. Estos ejercicios ayudan a mantener y aumentar la fuerza de los músculos. Los músculos fuertes ayudan a proteger y sostener las articulaciones con dolencias.
  • Ejercicios aeróbicos y de resistencia. Estos ejercicios mejoran la función cardíaca y la circulación sanguínea. También ayudan a controlar el peso. Algunas investigaciones han demostrado que el ejercicio puede reducir la hinchazón de algunas articulaciones.

Dolor de rodilla


En el siguiente artículo descubre por que duele las rodillas y sus causas.

Principales lesiones de rodilla y dolencias (patologías)

Lesiones de ligamentos y meniscos

Estas lesiones son frecuentes en deportes como voleibol, hockey, baloncesto, rugby, fútbol americano, esquí, fútbol, lucha, natación, tenis y otros (los que implican gran tensión de la rodilla).
Suelen afectar con más frecuencia a los meniscos, ligamentos cruzados y ligamentos laterales.
Hay un tipo de lesión llamada comúnmente lesión combinada o tríada de OʼDonoghue que se produce por la rotura o desgarro del ligamento lateral interno, el menisco medial y ligamento cruzado anterior.

Para recuperarse de estas lesiones antes de la llegada técnicas modernas como la artroscopia de rodilla, la resonancia magnética nuclear y la cirugía artroscópica, el diagnóstico era más difícil y la recuperación después de una operación más lentas.
Con las técnicas actuales de intervención quirúrgica, la recuperación es más rápida y se puede practicar deporte en pocos meses.

Aparte de las mejoras en los procedimientos quirúrgicos, la prevención y determinación de los factores subyacentes que producen estas lesiones de rodilla puede aumentar la probabilidad de que un atleta evita sufrir una lesión de rodilla grave.

Rotura de menisco

Si quieres saber qué es una rotura de menisco, sigue leyendo.
Al hacer un movimiento de rotación, si la rodilla se está en situación de semiflexión y con el pie apoyado, se puede producir este tipo de lesión.
Lo que ocurre es que el cóndilo del fémur presiona directamente con uno de los anillos del menisco y este por efecto de la presión acaba por romperse o tener una fisura.
Suele romperse con más frecuencia el menisco interno o medial que el externo.
Los tipos de roturas de menisco se pueden dividir en verticales, horizontales, mixtas y transversales/oblicuas.
Para diagnosticar esta lesión se utiliza signos clínicos, resonancia magnética y artroscopia.

rotura de meniscos

Rotura de ligamento lateral interno

La rotura de este ligamento también es común.
Este ligamento proporciona estabilidad a la parte interna de la rodilla y suele lesionar por una desviación de la pierna hacia fuera. En ocasiones se asocia con la lesión del menisco interno.

Hay diferentes grados de afectación, que van desde leve a rotura completa.
Si es una rotura completa causa poco dolor, y para detectarla el médico detecta cierta hiperlaxitud de la rodilla.

Rotura de ligamentos cruzados

Seguro que has oído hablar de este tipo de lesiones en el ámbito del deporte, sobretodo en el fútbol.
Es una lesión frecuente que se produce durante la actividad deportiva por hacer un giro enérgico de la rodilla manteniendo el pie fuerte contra el suelo.
Si se produce la rotura del ligamento cruzado, viene asociado con dolor intenso y una sensación de chasquido en la rodilla.
El ligamento cruzado anterior sin lesión o rotura tiene la función de hacer de freno para que no se produzca un movimiento anterior excesivo de la tibia y el fémur.
Para diagnosticar esta rotura los médicos realizan la Prueba de Lachman y la Prueba del cajón, y si son positivas, se confirma mediante resonancia magnética o artroscopia.

Rotura de ligamento lateral externo

Se suelen producir por una distensión o rotura y en combinación de una hiperextensión de la rodilla, unido a la presión que se ejerce , se fuerza a una desviación en varo de la articulación. Afecta a la parte interna de la rodilla y se suele producir por un movimiento de rotación.

Lesiones tendinosas

Las lesiones que afectan a los tendones de las rodilla son:

El tendón de la pata de ganso

Este tendón es la unión de los tendones del músculo sartorio, semitendinoso y recto interno del muslo (músculo grácil).
La pata de ganso o anserina, cuando ocurre, produce dolor en la parte interna de la rodilla cuando se realizan movimientos de extensión.

El tendón rotuliano

Las rupturas del tendón rotuliano es similar a la del tendón de cuadriceps. Suele afecta a personas menores de mas de 40 años. Normalmente siempre hay intervención quirúrgica, porque si no originan retracción y atrofia del músculo cuadriceps.
La rodilla del saltador, la que produce la tendinitis, suele ser debido a roturas del tendón rotuliano.

El tendón del cuadriceps

Se suele romper cuando la rodilla está sometida a fuerte sobrecarga y esté en flexión.
Produce dolor agudo en la cara anterior de la rodilla e incapacidad para los movimientos de extensión (no se puede estirar la pierna correctamente).

Luxaciones

La luxación es una lesión que causa una pérdida permanente (y temporal) del contacto de las superficies articulares que formen la articulación.

Luxación de rótula

Suele estar causada por traumatismo directo sobre la cara anterior de la rodilla.
Suelen producir desplazamientos laterales de la rótula (cambia de posición sin romperse). Ocasiona dolor y dificultad para soportar cargas.

Artritis

La artritis hace referencia a una inflamación de una articulación. Por lo que si hablamos de la artritis de rodilla nos estaremos refiriendo a la inflamación de la articulación de la rodilla.

Las articulaciones son las estructuras que unen los huesos y permiten la movilidad del cuerpo humano. Las porciones finales de los huesos tienen unas superficies lisas que son los cartílagos, que son los que permiten un rozamiento suave entre dichos huesos. Con el fin de nutrir y proteger estas terminaciones óseas recubiertas de cartílago, las articulaciones disponen de una membrana (la membrana sinovial) que las recubre en su interior uniendo un hueso con el otro.

En la artritis el tejido que se encuentra fundamentalmente afectado es la sinovial. La persistencia de la inflamación de la membrana sinovial condiciona que el lugar del hueso en el que se fija dicha membrana se dañe dando lugar a pequeñas erosiones. Asimismo, una inflamación continuada en el tiempo hace que el cartílago, encargado de permitir el rozamiento suave entre los huesos, adelgace y desaparezca. La artritis es generalmente una enfermedad crónica, lo que significa que puede ocurrir durante un largo período de tiempo.

Síndrome cintilla ileotibial o rodilla del corredor

El síndrome de la cintilla ileotibial o rodilla del corredor consiste en la irritación de la región lateral de la rodilla provocada por el deslizamiento repetido entre el tendón de la banda iliotibial y el epicóndilo externo del fémur. Esta lesión produce un dolor punzante en la parte lateral de la rodilla que debe ser tratado de inmediato para evitar enfermedades de mayor gravedad. Estos dolores localizados se hacen patentes durante la carrera, especialmente en terrenos con desniveles, y aumenta a ritmos bajos de carrera.

Gonartrosis

La gonartrosis o comunmente llamada artrosis de rodilla.
Esta lesión es más frecuente en mujeres que en hombres. Suele aparecer partir de los cincuenta años.

La radiología se presenta como un gran aliado para el diagnóstico de la artrosis.

Todo sobre lo que puedes saber de la artrosis de la rodilla lo puedes encontrar en esta misma web, lesionderodilla.com.

Osgood-Schlatter

La enfermedad de Osgood-Schlatter es una de las causas más frecuentes de dolor en la rodilla en la parte anterior de la rodilla y se da más en en niños y adolescentes (edades entre diez y quince años). Está enfermedad afecta al cartílago situado en la tuberosidad anterior de la tibia.
Es muy molesta ya que causa dolor en la actividad física pero mejora con el reposo.
La enfermedad esta categorizada como de carácter leve y sus síntomas desaparecen al completarse el crecimiento óseo.

Quiste de Baker

Es una protuberancia en la parte posterior de la rodilla, justo en el hueco poplíteo.
Cuando el paciente sufre procesos inflamatorios crónicos, como hay una mayor producción de líquido sinovial, este se comunica con el quiste y por medio de una fístula.

Enfermedad de Hoffa

Esta enfermedad consiste en que la zona de grasa situada por detrás del tendón rotuliano y debajo de la rótula se inflama y produce dolor. A esta almohadilla de grasa se le denomina almohadilla grasa de Hoffa.

Condromalacia rotuliana

Esta dolencia o lesión se da con frecuencia en personas jóvenes y deportistas. Su causa es la degeneración del cartílago que está entre la rótula y el fémur.
Los síntomas más apreciables de la condromalacia rotuliana son que produce dolor situado en la parte anterior de la rodilla. Se conoce también como Síndrome patelo femoral.

Ostecondrosis disecante

Esta lesión se debe a la separación de un trozo de hueso recubierto con cartílago del cóndilo del fémur. Puede ser fuente de dolor en la rodilla, limita la movilidad, etc.
La lesión aparece con frecuencia en atletas. Su causas pueden ser microtraumatismos y predisposición genética. También se le conoce como ratón articular.

Bursitis de rodilla

Como consecuencia de traumatismos repetidos, abrasiones o laceración, las bolsas serosas u bursas pueden verse afectadas. Estas bolsas se encuentran en la parte delantera de la rótula.
En la mayoría de los casos la bursitis de rodilla puede mejorar con antiinflamatorios, vendajes compresivos, reposo o aplicación de frío local.